El amor jamás reclama; da siempre. El amor tolera, jamás se irrita, nunca se venga.
 


Tormentas solares: la ciencia detrás del 2012

por Alan Brain
Tormentas solares 2012

Vista cercana de los "destellos solares" o "tormentas solares". (Foto por NASA)

El 2012 trae predicciones para todos los gustos, tormentas solares gigantes que azotaran la Tierra, el planeta misterioso que chocará contra nuestro planeta, el cometa que pasará muy cerca de la órbita terrestre, el gran terremoto, o el cambio en la polaridad magnética del planeta que provocará múltiples desastres naturales. Alineados detrás de la reja, los sospechosos comunes liderados por Nostradamus, el Apocalipsis de Juan de nuestras Biblias, el mal interpretado Dr. Sitchin y su planeta X, los egipcios y un invitado especial, los Mayas.

Lo cierto es que la mayoría de las predicciones mencionadas arriba no tiene una base científica, a excepción de una…las tormentas solares

 

Imaginemos que nos encontramos en el 2012, es de noche y estamos saliendo de casa. Algo nos llama la atención. Levantamos la mirada y vemos cómo una serie de destellos brillantes llenan el cielo de luz. Mientras estamos maravillados o asustados por el espectáculo, las bombillas empiezan a parpadear, luego cobran una intensidad inusitada y se apagan para siempre. En menos de un minuto y medio, la ciudad, el país, el continente, el planeta, se queda sin energía eléctrica y se sumerge en la oscuridad. Meses después el planeta continúa sin energía y millones de personas mueren por diferentes causas relacionadas con el problema: hambre, violencia, enfermedades, etc. ¿La causa? Tormentas solares, generadas a más de 150 millones de kilómetros de distancia de la Tierra, capaces de freír nuestra red eléctrica planetaria permanentemente.

Las consecuencias ante la falta de energía provocada por las tormentas solares serían devastadoras Nada que necesite energía eléctrica podría funcionar. Los hospitales, las empresas de alimentos, los oleoductos, los metros, los trenes y las plantas de agua potable estarían paralizadas. Los transformadores eléctricos que proveen la energía al planeta tendrían que ser reemplazados, y tomando en cuenta que el proceso de fabricación de estos transformadores puede durar un año, la situación sería más que complicada.

 

NASA 2012

Nuestra sociedad depende cada día más de la energía. Una tormenta solar podría afectar la mayoría de nuestras actividades. (Foto por NASA)

Esa es la predicción más científica sobre el 2012 y está basada en varios reportes, en especifico uno financiado por la NASA y realizado por la Academia Nacional de Ciencias norteamericana, titulado “Severe Space Weather Events–Understanding Societal and Economic Impacts”, así como en las investigaciones de científicos como Dieter Broers.

Si nos remontamos en la historia buscando pruebas, veremos que la peor tormenta solar de la que tenemos conocimiento se produjo el 2 de septiembre de 1859. Se le conoció como “el evento Carrington” y causó el colapso de las mayores redes mundiales de telégrafos. Las consecuencias fueron menores porque en esa época la energía eléctrica apenas empezaba a utilizarse. Los daños que podrían producir tormentas solares de esa magnitud en la actualidad son inimaginables.

Según el reporte financiado por la NASA, una tormenta solar parecida a la de 1859 necesitaría 90 segundos para dejar inoperativos, sólo en los Estados Unidos, a trescientos transformadores eléctricos de alta capacidad. En menos de un minuto y medio más de 130 millones de ciudadanos norteamericanos quedarían sumidos en la oscuridad sin energía eléctrica.

El informe subraya la existencia de dos problemas de fondo: el primero es que las modernas redes eléctricas resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas solares. El segundo es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones, etc.

El informe también dice que si se dispusiera del tiempo suficiente, las compañías eléctricas podrían tomar precauciones, como ajustar voltajes y cargas en las redes para evitar fallos en cascada. Pero, ¿qué sistema de alerta tenemos contra las tormentas solares? Actualmente, nuestro mejor sistema de alerta es el satélite ACE (Advanced Composition Explorer).

El satellite ACE podría avisarnos de la inminente llegada de una descarga de plasma, producto de las tormentas solares, con un adelanto de entre 15 y 45 minutos. Y en teoría, 15 minutos es el tiempo que necesita una compañía eléctrica para prepararse ante una situación de emergencia. Sin embargo, el ACE tiene ya once años y sigue trabajando a pesar de haber superado el periodo de actividad para el que había sido diseñado. Algo que se nota en el funcionamiento, a veces defectuoso, de algunos de sus sensores, que se saturarían sin remedio ante un evento de esas proporciones. Lo peor es que no existen planes para reemplazarlo.

La Fuerza Aérea norteamericana espera lanzar el reemplazo de ACE, denominado el Observatorio de Clima del Espacio Exterior, en Diciembre del 2013.

Fuentes: NASA

http://losdivulgadores.com/2011/08/la-ciencia-detras-del-2012/


Lea otras historias relacionadas:






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

En esta página encontrarás parte de mi camino, que tu sendero sea plácido.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
La violencia es el miedo a los ideales de los demás.